El Papa dona 400 mil dólares al Gobierno de Lesotho

El dinero será para afrontar la emergencia de la sequía que ha golpeado el país y toda África del sur a causa del fenómeno El Niño

El papa Francisco ha donado 400 mil dólares al Gobierno de Lesotho para afrontar la emergencia de la sequía que ha golpeado el país y toda África del sur a causa del fenómeno El Niño. Así lo ha indicado el nuncio apostólico Peter Bryan Wells al periódico online “African Independent” e informó este lunes el diario del Vaticano, el Osservatore Romano. Monseñor Wells presentó hace unos días sus cartas credenciales al rey Letsie III por el inicio de su misión diplomática.

Este gesto del Santo Padre es “particularmente significativo” porque –ha explicado el arzobispo– es muy insólito que el Papa entregue una donación de este tipo directamente a los Gobiernos. Los procedimientos habituales de la Santa Sede en caso de catástrofes, “prevén donaciones hechas a través de agencias como Caritas Internationalis o las Conferencias Episcopales Locales”.

Según explica el nuncio, en este caso, “el Papa ha acogido esta oportunidad para demostrar que apoyamos efectivamente lo que decimos, no damos simplemente enseñanzas vacías”.

Tal y como indica el Osservatore Romano, en Lesotho, los efectos de El Niño han provocado escasez de agua, hambre, enfermedades y como consecuencias una crisis económica que ha devastado la región meridional de África, la cual es también el epicentro de la pandemia del VIH. En particular, en Lesotho, la sequía provocada por El Niño ha desencadenado la caída del 62 por ciento en la producción agrícola durante la última estación, condenando al hambre a más de 500 mil personas en los diez distritos del país. Por ello, el 22 de diciembre de 2015, el primer ministro Pakalitha Mosisili, declaró el estado de emergencia.

Esto ha suscitado la atención del Pontífice –explicó el arzobispo– y su respuesta ha sido inmediata. La contribución, precisa el Osservatore, debería ser entregada ahora a la Conferencia Episcopal local, de forma que a través de proyectos especiales la Iglesia católica en Lesotho pueda ayudar a aliviar los efectos de la sequía.

“Haremos visitas frecuentes para verificar cómo el Gobierno y la Iglesia local utilizan el dinero y para entender lo que puede ser de ulterior ayuda”, dijo monseñor Wells.

Por su parte, el rey de Lesotho ha expresado gratitud por la contribución que la Iglesia católica ha hecho, en particular en los sectores de sanidad y educación.