El Papa: El rico no es condenado por sus riquezas, sino por no compadecerse del pobre

En la catequesis de la audiencia general, el Santo Padre explica que la misericordia de Dios con nosotros está estrechamente unida a la nuestra con el prójimo.

Jóvenes, niños y ancianos, procedentes de todos los rincones del mundo, han acudido hoy a la plaza de San Pedro para la cita semanal con el santo padre Francisco en la audiencia general. Como cada miércoles, el Francisco ha salido a la plaza en el papamóvil para pasar cerca de los fieles allí reunidos. Despertando el entusiasmo y la alegría de los peregrinos, el Pontífice ha bendecido y saludado a los presentes.

En la catequesis de esta semana, el Santo Padre ha reflexionado sobre la parábola del rico epulón y del pobre Lázaro, que “presenta dos modos de vivir que se contraponen”. Así, en el resumen hecho en español ha recordado que “el rico disfruta de una vida de lujo y derroche” en cambio, “Lázaro está a su puerta en la más absoluta indigencia, y es una llamada constante a la conversión del opulento, que este no acoge”.

La situación –ha observado– se invirtió para ambos después de la muerte. De este modo, ha subrayado que “el rico fue condenado a los tormentos del infierno, no por sus riquezas, sino por no compadecerse del pobre”. En su desgracia, ha añadido, pidió ayuda a Abrahán, con quien estaba Lázaro. “Pero su petición no pudo ser acogida, porque la puerta que separaba al rico del pobre en esta vida se había transformado después de la muerte en un gran abismo”, ha aseverado el Santo Padre.

Así, ha concluido indicando que esta parábola “nos enseña que la misericordia de Dios con nosotros está estrechamente unida a la nuestra con el prójimo” y “cuando falta nuestra misericordia con los demás, la de Dios no puede entrar en nuestro corazón cerrado”. Dios –ha precisado el Santo Padre– quiere que lo amemos a través de aquellos que encontramos en nuestro camino.

A continuación, el papa Francisco ha saludado a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica. De este modo, les ha invitado a no perder la oportunidad, que se presenta constantemente, “de abrir la puerta del corazón al pobre y necesitado, y a reconocer en ellos el rostro misericordioso de Dios”.

Después de los saludos en las distintas lenguas, el Pontífice ha dirigido unas palabras a los jóvenes, los enfermos y los recién casados. A los jóvenes les ha invitado a que aprendan de san Francisco de Paola que “la humildad es fuerza y no debilidad”. A los enfermos les ha solicitado que no se cansen de “pedir en la oración la ayuda del Señor especialmente en la dificultad”. Finalmente ha exhortado a los recién casados a que compitan como los santos en el estimarse y ayudarse el uno al otro.

Fuente: Zenit.org