El Papa responde carta a un niño dominicano

El niño de nueve años Emil García Fuertes le escribió un día una pequeña carta al Papa Francisco.

La misiva no fue casual. La emisora Radio Santa María había convocado a los infantes con edades comprendidas entre los 9 y los 13 años para que le trasmitieran al Sumo Pontífice alguna inquietud. El evento se correspondió con una iniciativa del Vaticano. En esa convocatoria, los niños de todo el mundo podrían formular una sola pregunta.

La madre del menor, Emma Patricia Fuertes relata: “La carta llegó a la emisora radial a través de una tía abuela que trabaja allí. El concurso fue convocado para los hijos o nietos del personal de la emisora y sus colaboradores.”

Y agrega: “Esta carta es la primera que redacta Emil para otra persona que sea allegada. Desde pequeño toma nota de la agenda del negocio familiar así como del proyecto Damas Salesianas, del que participan su madre y abuela.”

La carta
Esa tarde, al regreso de su escuela, Emil escribió la misiva “Querido PapaÖ Nuestros familiares fallecidos, ¿pueden vernos desde el cielo?

La pregunta llegó semanas después al Vaticano. Un total de 259 cartas de infantes de los seis continentes fueron recibidas. El padre Antonio Spadaro sj, junto al Pontífice católico, seleccionaron un total de 30 preguntas, las cuales fueron respondidas de puño y letra por el jefe del Vaticano. Respuestas y preguntas se reunieron en un hermoso libro publicado por la editora “Loyola Press” y traducido a varios idiomas.

Según el padre Spadaro, “Las preguntas de los niños no han pasado por un filtro. Son directas, claras, incluso bruscas.” Escritas en lengua natal y acompañadas de un peculiar dibujo, estos niños en edades desde seis a 13 años redactaron su carta, expresaron en ellas no solo sus inquietudes sino también palabras de afecto hacia el Papa Francisco.

El dibujo de la portada fue realizado por la niña de nueve años Judith, nativa de Bélgica. Su pregunta fue: ¿Qué te hace feliz en tu trabajo como Papa? Y lo acompañó de un dibujo donde aparece el Pontífice de su mano junto a otros niños.

(+)
EMIL, UN NIÑO CREATIVO

Emil García Fuerte, de La Vega, tenía nueve años cuando se sentó a escribir su carta. Actualmente vive en una modesta vivienda junto a su madre Emma Patricia Fuerte, su abuela Carmen Julia Fuerte y su hermano menor Saúl García Fuerte. Encontrarlo trepando un árbol o armando algún objeto con el fin de divertirse y aprender, es para Emil un diario vivir.

Su madre, relata que desde que comenzó a dibujar prefería “enlistar” el desorden de su habitación y luego hacer un dibujo de la misma en perfecto orden: “Esto es algo poco común en los niños pero para Emil era habitual.” Ella lo describe como un niño normal, con un corazón muy noble. Actualmente está desarrollando un proyecto de reciclaje de basura en su colegio: “Cuida mucho a sus primos pequeños, se compenetra, es alegre, y servicial. Es un niño feliz”.

Emil García aun no está definido en lo que desea ser cuando sea grande, “pero tengo algunas ideas y planes”, dice mientras explica que ser bombero o científico son algunas de esas metas.

Fuente : Listín Diario