Evangelio del Día 02 de Diciembre del 2016

Lectura del profeta Isaías 29, 17-24

Esto                dice        el            Señor:    «             ¿Acaso   no           está        el            Líbano    a              punto     de           convertirse                en           un           vergel    y              el            vergel    en           un           bosque?  

Aquel     día          los           sordos    oirán                las           palabras de un libro; los ojos de los ciegos verán sin tinieblas ni oscuridad; los oprimidos volverán a alegrarse en el Señor y los pobres se gozarán en el Santo de Israel; porque ya no habrá opresores y los altaneros habrán sido exterminados. Serán aniquilados los que traman iniquidades, los que con sus palabras echan la culpa a los demás, los que tratan de enredar a los jueces y sin razón alguna hunden al justo».

Esto dice a la casa de Jacob el Señor que rescató a Abrahán: «Ya no se avergonzará Jacob, ya no se demudará su rostro, porque al ver mis acciones en medio de los suyos, santificará mi nombre, santificará al Santo de Jacob y temerá al Dios de Israel. Los extraviados de espíritu entrarán en razón y los inconformes aceptarán la enseñanza». Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 26

R/ “El Señor es mi luz y mi salvación.”

El     Señor     es            mi           luz           y              mi           salvación,              ¿a            quién     voy         a              tenerle  miedo?  El                Señor     es            la             defensa de           mi           vida,       ¿quién   podrá     hacerme               temblar?               R.

Lo único que pido, lo único que busco, es vivir en la casa del Señor toda mi vida, para disfrutar las bondades del Señor y estar continuamente en su presencia. R.

La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R.

Lectura del santo evangelio según san Mateo 9, 27-31

Cuando Jesús salía de Cafarnaúm, lo siguieron dos ciegos, que gritaban: «¡Hijo de David, compadécete de nosotros!» Al entrar Jesús en la casa, se le    acercaron             los           ciegos    y              Jesús      les           preguntó:             «Creen  que         puedo    hacerlo?»                Ellos le contestaron: «Sí, Señor».

Entonces       les           tocó        los           ojos,       diciendo:              «Que      se            haga       en           ustedes  conforme              a                su            fe».         Y              se            les           abrieron                los           ojos.       Jesús      les           advirtió  severamente:      «Que                nadie lo sepa». Pero ellos, al salir, divulgaron su fama por toda la región. Palabra del Señor.