Evangelio del día 15 de febrero 2018

Lectura del santo evangelio según San Lucas 9,22-25

En aquel tiempo, dijo Jesús: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.» Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.

¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo?»  Palabra del Señor.

Meditación

“El que pierda su vida por mi causa, la salvará”

Tanto el salmo 1 como la primera lectura del libro del Deuteronomio, nos están invitando a poner toda nuestra confianza en el Señor, eso implicará elegirlo a él, que es el que nos conduce hacia la verdadera y auténtica vida, hacia la bendición. Los caminos de Dios siempre desembocan en una gran bendición. Entre todas las cosas que decidimos a diario, elegir a Dios, es sin lugar a dudas, la mejor opción que podemos tomar.

Ayer celebramos el miércoles de ceniza y se nos recordaba lo fugaz y débil que es la vida. Nuestras vidas adquieren sentido pleno, si nos decidimos por el Señor y su justicia. Jesús en el evangelio de hoy, es bastante claro: expone nítidamente su misión y sus padecimientos y a la vez, establece condiciones para quien se decida a seguirle.

Las condiciones son sencillas, pero requieren una dosis de renuncia y de desapego. Jesús nos propone la cruz como un camino, una vía hacia la plenitud de la vida. Se nos pide: seguirle en libertad, negarnos a nosotros mismos (crucificar nuestras pasiones y deseos lejanos del reino), cargar con nuestra realidad concreta y asumir nuestras vidas de

cara al plan de Dios. Si deseamos ser auténticos como Jesús, ahí está

la clave.

Pero, también se nos pide la fidelidad en el seguimiento de Cristo. Es

decir, vivir una verdadera relación con Dios, que la vivimos de la manera

más intensa si estamos fuertemente unidos a Cristo. Le seguimos en su

pasión para resucitar con él en la alegría de una vida nueva. Porque, si

estamos con él, hasta incluso la muerte nos trae vida y felicidad.

Plan de Pastoral – Febrero 2018

61

Que en este camino cuaresmal teniendo en la mente y el corazón las

exigencias de Jesús, estemos dispuestos a seguirlo con fidelidad. ¡Que

el Señor Jesús nos dé la gracia de elegirlo siempre como el camino, la

verdad y la vida!