Videomensaje del Santo Padre con ocasión del Viaje apostólico a Armenia

El papa Francisco viaja a Armenia como peregrino, en este Año Jubilar, para aprender de la sabiduría antigua de este pueblo y beber de la fuente de su fe, rocosa como sus famosas cruces esculpidas en piedra.

Lo explica él mismo en el vídeo mensaje enviado este miércoles, dos días antes de emprender esta visita apostólica. Desde ahora, invita a los habitantes de Armenia a rezar por este viaje y les asegura que con la ayuda de Dios, va en medio de ellos para realizar, como dice el lema del viaje, una “visita al primer país cristiano”. Esta nación fue la primera en la historia en adoptar en el año 301 el cristianismo como religión oficial, gracias a san Gregorio el Iluminador.

El Papa va a Armenia como “hermano”, animado por el deseo de ver los “rostros” de los armenios, “rezar” junto a ellos y compartir “el don de la amistad”.

La historia y los acontecimientos de Armenia suscitan en el Papa “admiración y dolor”, reconoce en el vídeo. Admiración –explica– porque han encontrado en la cruz de Jesús y en su inteligencia la fuerza de levantarse siempre, también de sufrimientos que están entre los más terribles que la humanidad recuerde. Dolor –añade– por las tragedias que sus padres han vivido en sus carnes.

A continuación el Santo Padre les pide que no se rindan y que no permitan que los recuerdos dolorosos se apoderen del corazón, tampoco delante de los repetidos asaltos del mal. Y les invita a hacer como Noé, que “después del diluvio no se cansó de mirar hacia el cielo y liberar varias veces la paloma, hasta que una vez volvió a él con la rama de olivo”.

“Como siervo del Evangelio y mensajero de paz deseo ir entre vosotros, para apoyar todo esfuerzo del camino de la paz y compartir nuestros pasos en el sendero de la reconciliación, que genera esperanza”, asevera el Papa.

Finalmente, en Pontífice pide que los grandes santos de este pueblo, especialmente el doctor de la Iglesia Gregorio de Narek, bendigan los encuentros, que ya espera “con vivo deseo”. De forma particular, el Santo Padre manifiesta su deseo de abrazar a su “hermano Karekin” patriarca de la Iglesia Apostólica Armenia y junto a él dar un “renovado impulso a nuestro camino hacia la plena unidad”.

Recordando la visita de los armenios el año pasado a la tumba de San Pedro, con ocasión del centenario del genocidio, el Santo Padre explica en su mensaje que ahora va a esta tierra bendecida “para reforzar nuestra comunión, avanzar en el camino de la reconciliación y dejarse animar por la esperanza”.

Francisco concluye el vídeo mensaje diciendo Tsdesutiun!, es decirhasta pronto en armenio.

 

Fuente: Zenit / Youtube: Radio Vaticana