febrero 27, 2024 9:03 am
Subscribir a Boletín
Donar

Sobre la Provincia Eclesiástica

by Arquidiocesis de Santo Domingo

¿Qué queremos decir con jerarquía eclesiástica?
Cuando Jesús fundó la iglesia, el modelo a partir del cual comenzó fue el de la comunidad compuesta por Él, sus apóstoles y varios discípulos. De alguna manera, esta primera definición jerárquica se ha mantenido en la base de la jerarquía de la Iglesia Católica que conocemos.

El Papa, obispo de Roma, es el sucesor de San Pedro, designado por Jesús como maestro y fundador de la iglesia católica.

Los Obispos, elegidos por el Papa, son los sucesores de los apóstoles.

Por supuesto, a medida que la Palabra de Dios se expandía en el mundo y con ella la iglesia, fue necesario crear una organización jerárquica que asegurara un control minucioso sobre el territorio y permitiera llegar a un número cada vez mayor de fieles.

La jerarquía eclesiástica católica como la conocemos hoy es el resultado de innumerables concilios y deliberaciones. A través del tiempo y participado en asuntos humanos, la iglesia tuvo que definir una serie de figuras clave, de títulos eclesiásticos, que apoyan al Papa y a los Obispos en su tarea de gobernar y cuidar al pueblo de Cristo. La palabra jerarquía deriva de las dos palabras griegas «hierós», sagrado, y «archeía», mando.

La jerarquía de la iglesia se basa fundamentalmente en la facultad o no, por los ordenados de varios niveles, de administrar los sacramentos o no, y en el poder de intervenir a nivel de jurisdicción, por ejemplo, nombrando un nuevo obispo o asignando una parroquia a un sacerdote.

Para la primera cuestión hablamos de «potestas ordinis», potestad de Orden, para la segunda «potestas iurisdictionis», potestad de jurisdicción.

En un artículo anterior dedicado a los diáconos, ya explicamos cómo el Concilio Vaticano II, convocado por el Papa Juan XXIII en 1962, y cuyo trabajo duró hasta 1965 bajo la guía del Papa Pablo VI, definió la organización moderna de la Iglesia y el orden eclesiástico. El clero tal como lo conocemos, y que incluye a todos los que han recibido la Ordenación, se compone de tres grados eclesiásticos principales: los Obispos, los Presbíteros y los Diáconos, que constituyen la escala jerárquica de la iglesia.

Primer nivel
En la cima de la jerarquía eclesiástica ya hemos indicado al Papa como Obispo de Roma y jefe supremo de la Iglesia. Su cargo es de por vida.

Después de él por importancia, vienen los Cardenales. De hecho, los otros obispos son considerados los sucesores de los apóstoles, y son nombrados por el Papa, pero algunos de ellos pueden llegar al cargo de Cardenales, siempre por su voluntad.

 

¿Cuál es la diferencia entre Obispo y Cardenal?
Los Cardenales deben ayudar al Papa a administrar la iglesia. Para hacer esto, se reúnen en el Colegio Cardenalicio, o Sacro Colegio. También deben participar en el cónclave, o en la elección del nuevo Papa. El color que distingue a los cardenales es el rojo púrpura y el término por el cual uno se dirige a ellos es Eminencia.

Los Obispos, por otro lado, obtienen su cargo mediante la ordenación episcopal. Los Obispos, así como los sacerdotes y cardenales, se jubilan a los 75 años. Sus tareas son guiar a las diócesis, las «porciones del pueblo de Dios», es decir, las unidades territoriales y administrativas que componen la iglesia, ordenar sacerdotes y diáconos y administrar el Sacramento de la Confirmación. Los Obispos también pueden administrar todos los Sacramentos, incluida la Ordenación religiosa. El color que los distingue es el púrpura, y pueden llamarse Monseñor o Excelencia.


¿Cuál es la diferencia entre Obispo y Arzobispo?
Un Obispo simple dirige una diócesis. Un Arzobispo es el obispo de una archidiócesis, o más bien la diócesis al frente de una provincia eclesiástica compuesta por muchas diócesis. Si el arzobispo también es jefe de la provincia eclesiástica, toma el nombre de metropolitano u obispo metropolitano. La calificación de arzobispo también puede ser solo honorífica.


Segundo nivel
En el segundo nivel encontramos a los Presbíteros, es decir, los sacerdotes, también llamados párrocos si están vinculados a una parroquia en particular. La parroquia es también una unidad administrativa de la Iglesia. Varias parroquias forman un vicariato, por lo que un párroco también podría ocupar el cargo de vicario, coordinador de todas las parroquias de la zona. Los Presbíteros también se jubilan a los 75 años. Los sacerdotes pueden administrar todos los Sacramentos, con la excepción de la ordenación religiosa, impartir la bendición eucarística y administrar la Eucaristía a los fieles.


Tercer nivel
Finalmente, en el último nivel de la jerarquía eclesiástica, están los Diáconos, que ayudan a los sacerdotes y obispos durante las ceremonias. Sólo pueden administrar el sacramento del Bautismo y el del matrimonio con una delegación en particular. Predican la Palabra de Dios y sirven en las comunidades parroquiales. Pueden casarse y tener hijos.


Otros títulos eclesiásticos
Luego hay más títulos eclesiásticos y cargos más o menos específicos generalmente ocupados por hombres que ya tienen una posición en la jerarquía eclesiástica.

Por ejemplo, el Nuncio apostólico es una especie de embajador, ya que representa a la Santa Sede ante los Estados.

Un Primado de la iglesia es, en cambio, una posición honorífica asignada a un obispo o arzobispo que preside una diócesis o archidiócesis particularmente antigua y prestigiosa.

El Vicario general es una figura que puede representar al obispo en la gestión de las relaciones entre parroquias y vicariatos, los diversos distritos en los que la diócesis está dividida territorialmente y en asuntos que involucran entidades territoriales, administración de bienes eclesiásticos y cuestiones legales.

Vestiduras y colores de los diversos grados del clero
Por supuesto, dependiendo del nivel de pertenencia y de las tareas encomendadas a los diversos eclesiásticos, hay diferentes vestimenta y vestimentas sagradas que deben usarse.

El traje eclesiástico es, de hecho, una obligación sancionada por el código del derecho canónico y desde 1983 la Conferencia Episcopal Italiana ha decretado la obligación de la sotana o el Clergyman para todos los miembros del clero. Los presbíteros pueden simplemente usar la sotana, o alternativamente el clériman, posiblemente acompañados de otros accesorios y vestiduras. En particular, la faja es un accesorio que permite identificar, gracias al color, el nivel al que pertenece el eclesiástico: será negra para los sacerdotes simples, morado oscuro para el Obispo y, en general, para los altos prelados, morado oscuro moaré para el Nuncio apostólico, rojo moaré para un Cardenal, blanco moaré con fleco dorado para el Papa.

Incluso el Sombrero de teja o teja (en Italia se le llama sombrero saturno), el típico sombrero negro que usan los sacerdotes con la sotana está adornado con lazos que cambian de color según los grados religiosos del usuario: verde para los obispos, rojo para los cardenales, rojo con adornos de oro para el papa.

Con el tiempo, la esclavina, una prenda distintiva antigua de peregrinos, se ha convertido en una prenda eclesiástica reservada para los obispos. Es una capa corta abierta en el frente. La esclavina es negra con bordes y forro carmesí para los obispos, con bordes y forro rojo brillante para los cardenales, blanca para el Papa. La alternativa a la esclavina es la muceta, prenda corta, cerrada en el pecho por botones, siempre reservada para los altos prelados.

Luego está la capa pluvial, una capa grande con una especie de capillo en la espalda, larga casi hasta los pies y abierta en la parte delantera. La usan los obispos y los presbíteros en celebraciones solemnes fuera de la misa y se detiene en el pecho con un cierre que varía según el grado eclesiástico.

Los diáconos en cambio usan dalmática, una túnica larga con mangas anchas, pero puede ser usada por un obispo, debajo de la casulla o el planeta.

Fuente: https://www.holyart.es/

¿ Qué es una Jurisdicción Eclesial?
Es la autoridad para gobernar y hacer ejecutar las leyes: una parroquia es un territorio bajo la jurisdicción pastoral de un párroco, y una diócesis está bajo la jurisdicción de un obispo.

Bula Papal de la Arquidiócesis de Santo Domingo
Creada mediante la Bula “Romanus Pontifex” del 8 de agosto de 1511 del Papa Julio II.
Su primer Obispo fue Fray García de Padilla, OFM (1511-1515).

Elevada al grado de Arquidiócesis Metropolitana mediante la  Bula “Super Universas Orbis Ecclesias” del 12 de febrero de 1546 del Papa Paulo III. Fue su primer Arzobispo Alonso de Fuenmayor (1546-1554).

Desde 1981 hasta 2016, tuvo como Arzobispo a S.E.R. Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, quien contaba además con dos Obispos auxiliares: S.E.R. Mons. Amancio Escapa, O.C.D., Obispo tit. de Cenae y S.E.R. Mons. Víctor Emilio Masalles Pere, Obispo tit. de Girba (actual Obispo de Baní).

En la actualidad ocupa la Sede Metropolitana y Primada de América, S.E.R. Mons. Francisco Ozoria Acosta, desde el 2016.

Cuenta además con 3 Obispos Auxiliares y 3 Vicarías Episcopales: S.E.R. Mons. Ramón Benito Ángeles Fernández, en la Vicaría Episcopal de Santo Domingo Este; S.E.R. Mons. Faustino Burgos Brisman, en la Vicaría Episcopal de Santo Domingo Oeste, y S.E.R. Mons. José Amable Durán Tineo, en la Vicaría Episcopal de Santo Domingo Norte.

La Arquidiócesis de Santo Domingo en cifras

Extensión Población Católicos Parroquias
4,032 km2 4,021,700 3,620,000 217
Fuente: Anuario Pontificio 2020

Contactos del Obispado

Dirección Teléfono Correo Sitio web
C/ Isabel La Católica, No. 55, Santo Domingo.
Apartado postal 186
809-685-3141 arquidiocesisd@gmail.com arquidiocesisd.org

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.