febrero 21, 2024 8:58 am
Subscribir a Boletín
Donar

La formación y la escucha crean una cultura de la prevención – Diario Católico

by prensa.arzobispadosd@gmail.com


El Santo Padre ha recibido en audiencia a los participantes en el I Encuentro promovido por la Conferencia Episcopal Italiana de la Red para la protección de Menores y recibió los resultados de la encuesta sobre las actividades de los Servicios y Centros Territoriales de Escucha.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

– Publicidad –

Custodiar, escuchar, curar. Estos son los tres verbos que propuso el Papa Francisco en su discurso a los participantes en el I Encuentro Nacional, promovido por la Conferencia Episcopal Italiana, de los Servicios y Centros Territoriales de Escucha para la protección de menores y de personas vulnerables. El Pontífice les dio la bienvenida “en el día en que, por tercer año, todas las comunidades eclesiales de Italia están comprometidas en la oración, en la petición de perdón y en la sensibilización sobre esta dolorosa realidad”. Este aspecto, observó el Papa, es importante: “la implicación de todo el pueblo de Dios”. “No podemos detenernos – dijo el Pontífice – en nuestra acción para proteger a los menores y a los vulnerables y, al mismo tiempo, combatir toda forma de abuso, ya sea sexual, de poder o de conciencia”.

Un compromiso precioso para las víctimas y la comunidad

Al Papa le entregaron los resultados que emergieron de la actividad de los Servicios y Centros Territoriales de Escucha.

“Destacan el bien que saben hacer en la zona, acercándose a quienes han sufrido una herida lacerante. Lo que están haciendo es precioso tanto para las víctimas como para toda la comunidad eclesial. De estas páginas se desprende el testimonio de un compromiso constante y compartido. Ésta es la manera de crear confianza, la confianza que conduce a una verdadera renovación”.

Custodiar

El Papa Francisco indicó, por tanto, en los tres verbos “Custodiar, escuchar y curar” las disposiciones fundamentales de las que “sacar orientación para cada iniciativa”.

“Participar activamente en el dolor de las personas heridas y asegurar que toda la comunidad sea responsable de la protección de los menores y de los más vulnerables. Toda la comunidad cristiana, en la riqueza de sus componentes y capacidades, debe implicarse, porque la acción de protección es parte integrante de la misión de la Iglesia en la construcción del Reino de Dios: proteger significa dirigir el corazón, la mirada y trabajar con precisión en favor de los más pequeños e indefensos. Proteger el corazón significa esto. Es un camino que requiere renovación interna y comunitaria en justicia y verdad”.

El Papa subrayó que custodiar, con vistas a la protección integral, no puede permitir el silencio:

“Quien custodia, quien cuida el propio corazón, sabe que no se puede aceptar ningún silencio ni ningún ocultamiento sobre el tema del abuso: no es una cuestión negociable; y sabe también que es importante perseguir la búsqueda de la verdad y el restablecimiento de la justicia en el seno de la comunidad eclesial, incluso en aquellos casos en los que determinadas conductas no son consideradas delitos por el derecho estatal, pero sí por las normas canónicas (ver CEI-Cism, Directrices para la protección de menores y personas vulnerables). Custodiar significa también prevenir ocasiones de daño, y esto sólo es posible mediante actividades de formación constante, encaminadas a difundir la sensibilidad y la atención hacia la protección de los más frágiles”.

Y hablando espontáneamente, el Papa añadió que la lacra de los abusos es un drama que afecta a todos los ámbitos de la sociedad, especialmente al tejido familiar.

“Consideremos que, según las estadísticas mundiales, entre el 42 y el 46 por ciento de los abusos ocurren dentro de la familia o en el barrio. En silencio se cubre todo: tíos, abuelos, hermanos, todo. Luego, en el mundo del deporte, luego, en las escuelas y así sucesivamente”.

Escuchar

El encuentro promovido por la Conferencia Episcopal Italiana para la protección de los menores y de las personas vulnerables se centra en el tema “La belleza herida”. “Yo sanaré tu herida y te sanaré de tus heridas” (Jer 30,17)”. Para curar las heridas es necesario también saber escuchar. Precisamente esta capacidad crucial es el segundo elemento señalado por el Papa Francisco:

“Para custodiar es necesario saber escuchar, dejando de lado toda forma de protagonismo e interés personal. La escucha es un movimiento del corazón y es también una opción fundamental para poner en el centro de todas nuestras acciones a quienes han sufrido o sufren y a quienes son más frágiles y vulnerables. Pensemos en Jesús que acoge a los niños y a todos los “pequeños” (ver Mt 19,14). Escuchar a las víctimas es el paso necesario para hacer crecer una cultura de prevención, que se materializa en la capacitación de toda la comunidad, en la implementación de procedimientos y buenas prácticas, en la vigilancia y en esa claridad de acción que construye y renueva la confianza”.

El Papa Francisco subrayó luego que “sólo escuchar el dolor de las personas que han sufrido estos terribles crímenes abre a la solidaridad y nos empuja a hacer todo lo posible para garantizar que los abusos no se repitan”.

“Sólo así se puede compartir verdaderamente lo sucedido en la vida de una víctima, para sentirse interpelada a la renovación personal y comunitaria. Estamos llamados a una reacción moral, a promover y dar testimonio de la cercanía hacia quienes han sido heridos por los abusos. Saber escuchar es cuidar de las víctimas”.

Curar

El tercer paso esencial indicado por el Santo Padre es el conclusivo: “Sólo siguiendo el camino del cuidado y de la escucha es posible sanar”.

“En este tiempo se ha extendido la cultura del descarte, a diferencia de lo evangélico; nuestras comunidades deben ser una sana provocación para la sociedad, en su capacidad de asumir los errores del pasado y abrir nuevos caminos. El curar las heridas es también una obra de justicia. Precisamente por eso es importante perseguir a quienes cometen tales crímenes, más aún si se trata de contextos eclesiales. Y ellos mismos tienen el deber moral de una profunda conversión personal, que lleve al reconocimiento de la propia infidelidad vocacional, a la reanudación de la vida espiritual y a la humilde petición de perdón a las víctimas por sus acciones”.

Una plaga que afecta a muchos menores y adultos

El Pontífice explicó que los servicios de protección y los centros de escucha están muy extendidos en toda Italia como lugares a los que acudir para encontrar escucha, acogida y acompañamiento. Y hablando espontáneamente, recordó que en esta era digital otra plaga está cada vez más extendida:

“Continúen haciendo todo lo posible, pero también ocúpense de algo muy malo que sucede, que son las películas pornográficas que usan los niños. Esto sucede, o, mejor dicho, está en manos de quien paga, en su teléfono móvil. ¿Dónde se hacen estas películas? ¿Quién es responsable? ¿En qué país? Por favor, trabajen en esto: es una lucha que debemos dar porque lo peor se está propagando en los celulares. Sigan haciendo todo lo posible para que todos aquellos que han sido heridos por el flagelo de los abusos puedan sentirse libres de acudir con confianza a los Centros de Escucha, encontrando esa acogida y ese apoyo que puedan aliviar sus heridas y renovar la confianza traicionada. Cuidar significa compartir la pasión y las habilidades eclesiales con el compromiso de formar el mayor número posible de agentes pastorales. De esta manera se promueve un verdadero cambio cultural que ponga a los más pequeños y vulnerables en el centro de la Iglesia y de la sociedad”.

La exhortación final es a seguir adelante: “Adelante: estoy cerca de ustedes en su trabajo – dijo el Papa – y los bendigo desde el fondo de mi corazón. Rezo por ustedes, porque su trabajo no es fácil, y ustedes, por favor, no se olviden de rezar por mí, porque mi trabajo tampoco es fácil”.



Source link

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.