marzo 2, 2024 4:39 pm
Subscribir a Boletín
Donar

La Parábola del Buen Samaritano como Guía para un Mundo Herido – Diario Católico

by prensa.arzobispadosd@gmail.com


El Papa Francisco nos lleva a reflexionar sobre una de las parábolas más conocidas de Jesucristo: la parábola del Buen Samaritano. A través de esta narrativa a temporal, el Santo Padre nos invita a mirar más allá de nuestras diferencias y a reconocer la humanidad compartida que nos une.

Gozos y Esperanzas Reflejados en la Parábola

El Papa comienza recordándonos que los gozos, esperanzas, tristezas y angustias de la humanidad también son compartidos por los discípulos de Cristo. Nos introduce a la parábola del Buen Samaritano, que, aunque dicha hace dos mil años, sigue resonando con relevancia hoy. La historia se despliega cuando un maestro de la Ley pone a prueba a Jesús, preguntándole sobre la herencia de la vida eterna.

El Desafío de Amar y Cuidar al Prójimo

La respuesta de Jesús destaca el mandato de amar al Señor con todo el corazón y al prójimo como a uno mismo. Pero el maestro de la Ley, buscando justificación, plantea la famosa pregunta: “¿Quién es mi prójimo?”. Aquí comienza la parábola, donde un hombre caído en manos de ladrones es socorrido por un samaritano, desafiando las expectativas culturales de la época.

Superando Barreras y Expandiendo el Amor Fraterno

El trasfondo de la parábola resalta la importancia de superar enemistades y cuidarnos mutuamente. A lo largo de la historia bíblica, desde Caín y Abel hasta los preceptos de amar al extranjero, se nos recuerda constantemente la necesidad de trascender las divisiones y abrazarnos como hermanos. Jesús nos llama a amarnos unos a otros como él nos ama.

La Misericordia del Buen Samaritano: Un Modelo a Seguir

La parábola destaca el actuar misericordioso del samaritano, quien muestra compasión y cuidado hacia el hombre herido. Este acto desinteresado nos enseña a ampliar nuestros corazones más allá de las limitaciones auto impuestas y a reconocer la humanidad compartida en todos.

La Universalidad del Llamado al Amor Fraterno

El llamado al amor fraterno, destacado en el Nuevo Testamento, busca la inclusión de todos, independientemente de su origen o condición. La parábola del Buen Samaritano nos desafía a ir más allá de nuestras fronteras y a reconocer al prójimo en cualquier persona que necesite ayuda.

Construyendo Puentes de Amor y Compasión

En el contexto actual, donde las divisiones y conflictos persisten, el Papa Francisco nos insta a imitar al Buen Samaritano. El amor que rompe cadenas, construye puentes y nos permite construir una gran familia global. La parábola nos recuerda que el amor no conoce límites y que cada uno de nosotros tiene la capacidad de ser un prójimo compasivo.

Esta reflexión nos impulsa a vivir el mandato del amor fraterno, trascendiendo barreras y construyendo un mundo donde todos nos sintamos en casa. En las palabras del Papa Francisco, el amor es “el camino para construir un mundo mejor y superar todos los muros”[56]. Que la parábola del Buen Samaritano inspire nuestras acciones y nos guíe hacia un mundo más compasivo y unido.

Extraido: CARTA ENCÍCLICA, FRATELLI TUTTI, DEL SANTO PADRE FRANCISCO, SOBRE LA FRATERNIDAD Y LA AMISTAD SOCIAL

– Publicidad –



Source link

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.