febrero 25, 2024 4:03 am
Subscribir a Boletín
Donar

No permanezcamos indiferentes ante las tragedias en el mar – Diario Católico

by prensa.arzobispadosd@gmail.com


En un tuit, la oración y el dolor de Francisco por la tragedia de migrantes en el canal de Sicilia: “He recibido con dolor la noticia de un nuevo naufragio de migrantes en el mar Mediterráneo. No permanezcamos indiferentes ante estas tragedias y recemos por las víctimas y sus familiares”.

Paolo Ondarza – Ciudad del Vaticano

Un nuevo llamamiento para combatir la indiferencia y evitar el riesgo de un “naufragio de civilización” ante una nueva masacre en el mar. Francisco lo confía a un tuit desde su cuenta @Pontifex. ” He recibido con dolor la noticia de un nuevo naufragio de migrantes en el mar Mediterráneo. No permanezcamos indiferentes ante estas tragedias y recemos por las víctimas y sus familiares”, escribe el Papa sobre la tragedia ocurrida ayer en el canal de Sicilia, donde 41 migrantes murieron tras el vuelco de una embarcación en la que llevaban cinco días a bordo y que zarpó de Sfax, en Túnez.

El relato de los sobrevivientes

Los momentos de desesperación vividos por las víctimas fueron relatados por los cuatro sobrevivientes, tres hombres y una mujer, originarios de Costa de Marfil y Guinea Konakry, que fueron rescatados por la motonave Rimona que los trasladó a la patrullera de la Guardia Costera Cp327. Los supérstites, que desembarcaron en Lampedusa, dicen que partieron en 45 desde la costa tunecina, hacinados en un casco metálico de 7 metros. También iban a bordo tres niños. Una gran ola hizo zozobrar la embarcación e incluso los chalecos salvavidas que llevaban sólo 15 personas no sirvieron de nada.

Fuentes informadas citadas por LaPresse denuncian la falta de intervención de los Guardacostas libios. El barco había perdido su rumbo. Fue avistado ayer por un avión de la Agencia Europea Frontex. Entonces, los Guardacostas de Roma organizaron la intervención de urgencia. Actualmente hay 1.458 inmigrantes en el centro de acogida de Lampedusa. La Prefectura de Agrigento y la policía han intentado, en los últimos días, aligerar la presencia porque eran conscientes de que, en cuanto mejoraran las condiciones del mar, se reanudarían las travesías de forma masiva. Hoy abandonarán la isla 600 emigrantes. Ayer, 1100 personas fueron trasladadas desde el primer centro de acogida.

Decenas de víctimas por otro naufragio frente a Lampedusa

 Más de 2.000 muertos en 2023

Según Save the Children, la organización internacional que trabaja para salvar a los niños en peligro, más de 2.000 personas podrían haber muerto o desaparecido intentando cruzar el Mediterráneo desde principios de 2023. Cifras que corren el riesgo de convertir el año en curso en el peor en cuanto a víctimas desde 2016. Del naufragio de Cutro al de Grecia, pasando por las repetidas tragedias frente a Lampedusa.

Francisco: no a la globalización de la indiferencia

El Papa Francisco nunca ha dejado de alzar su voz en defensa de las numerosas personas que huyen de la guerra, la violencia, la persecución y la pobreza. El 26 de febrero, el mismo día en que más de 70 migrantes a bordo de una embarcación procedente de Turquía murieron frente a las costas de Steccato di Cutro, el Obispo de Roma había expresado su profundo dolor durante el Ángelus y luego volvió, una semana más tarde, de nuevo desde la ventana del palacio apostólico para implorar: “¡Que los viajes de la esperanza no se transformen nunca más en viajes de la muerte! ¡Que las aguas límpidas del Mediterráneo no se llenen más de sangre con incidentes tan dramáticos!”. Invitando a rezar por las demasiadas víctimas del mar, el Pontífice había pedido también no ceder a la tentación de la costumbre, a la “globalización de la indiferencia” repetidamente denunciada: ” Que el Señor nos dé la fuerza de entender y de llorar”.

Saber llorar por la muerte de inocentes

Pocos días después de la masacre, un fragmento de madera de la barcaza Cutro fue donado por algunos sacerdotes de la diócesis de Crotone al Papa, que al comienzo de su ministerio, el 8 de julio de 2013, fue a Lampedusa, escenario de una masacre de más de 300 hombres que murieron en el mar. En el décimo aniversario de aquella visita, hace un mes, el Papa escribió una carta al arzobispo de Agrigento, Alessandro Damiano: “Nos estremecen las masacres silenciosas ante las que aún se permanece impotentes y atónitos”, se lee: “Es la vergüenza de una sociedad que ya no sabe llorar y compadecerse de los demás”. “La muerte de inocentes, principalmente niños, en busca de una existencia más serena, lejos de guerras y violencias, es un grito doloroso y ensordecedor que no puede dejarnos indiferentes”. En la carta, Francisco vuelve a pedir un cambio de actitud: “El hermano que llama a la puerta es digno de amor, de acogida y de toda atención. Es un hermano que, como yo, ha sido puesto en la tierra para gozar de lo que allí existe y para compartirlo en comunión”.

No al miedo y a la lógica partidista

Diez años después de una visita que ha quedado grabada en la memoria, los habitantes de Lampedusa han vuelto a recibir el agradecimiento del Papa junto con la admonición de “no permanecer aprisionados en el miedo o en la lógica partidaria”, y el aliento a ser “cristianos capaces de fecundar con la riqueza espiritual del Evangelio” una “Isla, enclavada en el corazón del Mare Nostrum, para que vuelva a brillar con su belleza original”.

El llamamiento del Santo Padre a “hacer todo lo posible para evitar tragedias similares” tuvo eco también tras el gravísimo naufragio, probablemente el más grave de los últimos años, cuya dinámica aún no se ha esclarecido, ocurrido frente a las costas de Pilos, en el Peloponeso, en la noche entre el 14 al 15 de junio pasado, cuando un pesquero que partió de la costa libia con 750 personas a bordo naufragó, causando alrededor de 600 muertos y desaparecidos.

Detener el naufragio de civilización

“Miremos el rostro de los niños”, había dicho también Francisco en Lesbos en 2021: “No escapemos rápidamente de las crudas imágenes de sus pequeños cuerpos sin vida en las playas. ¡Detengamos este naufragio de civilización!”. Palabras que recuerdan las pronunciadas en Malta en 2022: “Para salvarnos del naufragio que corre el riesgo de hundir la nave de nuestra civilización debemos comportarnos con humanidad, mirando a las personas no como números, sino como lo que son: hermanos y hermanas”.

– Publicidad –



Source link

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.