marzo 4, 2024 1:28 am
Subscribir a Boletín
Donar

El discurso del Papa que deben leer monjas y consagradas: 3 pasos de mujeres y testigos del Resucitado

Discurso a las participantes en la Asamblea número 70 de la Unión General de Superioras Mayores de Italia.

by Arquidiocesis de Santo Domingo
(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 13.04.2023).- Por la mañana del jueves 13 de abril, el Papa recibió en audiencia en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano a las participantes en la 70ª Asamblea General de la Unión de Superioras Mayores de Italia (USMI). La Asamblea se congrega en Roma para tratar el tema «En el camino sinodal, mujeres testigos del Señor resucitado». Ofrecemos a continuación el discurso del Papa en lengua española.

***

«¡La paz sea con vosotras!» Así saludó el Señor a las mujeres: la paz sea con vosotras. Agradezco a la Presidenta sus palabras en nombre de todas vosotras.

Estos días estáis reunidas en vuestra 70ª Asamblea General, guiados por el tema «En el camino sinodal, mujeres testigos del Señor resucitado». El número 70 indica ya un buen camino juntas. Por eso debemos dar gracias al Señor de que ustedes, como organización, no se hayan jubilado.

Quisiera subrayar tres aspectos que sugiere este tema.

[1º Mujeres, testigos del Resucitado]

En primer lugar, las mujeres testigos del Resucitado. Los primeros testigos de la Resurrección del Señor fueron precisamente mujeres, las discípulas, que con su audacia nos recuerdan una y otra vez que «Jesucristo también puede romper los aburridos esquemas en los que pretendemos encerrarlo y sorprendernos con su constante creatividad divina».

«Cristo es el ‘Evangelio eterno’ (Ap 14,6)» y «su riqueza y belleza son inagotables» (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 11). Aquellas mujeres valientes se dejaron sorprender y conmover por el poder y la luz del Resucitado y salieron a buscarlo. Eran conscientes de lo importante que es tener al Señor vivo en nuestros corazones. Su actitud nos recuerda que si tenemos la valentía de «volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotarán nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado sentido para el mundo de hoy» (ibid.).

Es curioso, esto, cuando a uno se le ocurre decir: «¿Qué hacemos ahora en esta situación?». – «Vamos a rezar un poco, vamos a ver qué nos dice el Señor en el Evangelio…», y de ahí sale la inspiración, de ahí sale un camino nuevo, a veces sale que una familia religiosa toma decisiones que parecen espantosas, pero no, ¡esa cosa es del Señor! Id siempre con ánimo, buscad al Señor, qué nos dice hoy; no lo que nos dijo ayer, eso dejadlo para las hermanas de ayer, sino lo de hoy. Por supuesto, cada uno de vuestros Institutos tiene su propio carisma, y este es el espíritu con el que queréis hacer la pregunta, con ese espíritu de los fundadores que tenéis en el corazón, haced la pregunta, hoy: «Señor, ¿hoy qué debo hacer? ¿Qué debemos hacer?». Y las mujeres son buenas en esto, saben crear nuevos caminos, saben dar… Son valientes.

[2º En el camino sinodal]

Segundo aspecto: en el camino sinodal. El Evangelio en otro pasaje dice que «las mujeres corrieron a hacer el anuncio a sus discípulos» ( Mt 28,8). Alguien que piensa un poco mal dice: «Para parlotear fueron enviadas». No, no, corrieron a hacer un anuncio, eso no es cháchara: eso es otra cosa. La presencia de Jesús no nos encierra en nosotros mismos, nos empuja al encuentro con los demás y a la decisión de caminar con los demás. Estas mujeres no eligieron reservarse la alegría del encuentro para ellas solas, ni hacer el camino solas: eligieron caminar con otras. Porque es propio de las mujeres ser generosas, así es. A veces, sí, hay algunos neuróticos, pero eso pasa un poco en todas partes, ¿no? Pero la mujer está dando vida, abriendo caminos, llamando a otras… Caminando juntas, han elegido caminar juntas: recordemos siempre que «para «caminar juntas» es necesario que nos dejemos educar por el Espíritu a una mentalidad verdaderamente sinodal, entrando con valentía y libertad de corazón en un proceso de conversión», porque «la sinodalidad representa el camino principal para la Iglesia, llamada a renovarse bajo la acción del Espíritu y gracias a la escucha de la Palabra».

A veces me asusto un poco cuando hablamos de espíritu sinodal e inmediatamente pensamos: «Ahora tienen que cambiar esto, esto, esto…», y volvemos a encerrarnos en otro camino. No, caminar en el espíritu sinodal es escuchar, rezar y caminar. Entonces, el Señor nos dirá las cosas que debemos hacer. He visto en algunas propuestas: ‘Ahora debemos tomar esta decisión, esto, esto…’. No, esto no es caminar sinodalmente. Esto es ‘parlamentar’. No olvidemos que el camino sinodal lo hace el Espíritu Santo: Él es la cabeza del camino sinodal, Él es el protagonista. Y las mujeres, en esta dinámica, adelante con los pastores, incluso cuando muchas veces no os sintáis valoradas y a veces comprendidas, estáis disponibles para escuchar, para encontraros, para dialogar, para hacer planes juntos. Abiertos, con la gracia del Espíritu Santo.

[3º Sembradoras de esperanza]

Y tercer aspecto: sembradores de esperanza. Hoy nos falta esta pequeña y humilde virtud que es la esperanza, nos falta mucho. Tenemos versiones mundanas: optimismo, alto sentido común… No, esperanza, la más pequeña pero la más fuerte de las virtudes, la que no defrauda, nunca defrauda. Y vosotros debéis ser sembradores de esperanza, que no es lo mismo que sembradores de optimismo, no, de esperanza, que es otra cosa. El encuentro con Jesús resucitado llena de esperanza y «esto implica ser levadura de Dios en medio de la humanidad». En otras palabras, «significa anunciar y llevar la salvación de Dios a este mundo nuestro, muchas veces perdido, que necesita respuestas que animen, que den esperanza, que revigoricen el camino» (ibíd., 114). «Existen desafíos que superar»: las pocas vocaciones, la interculturalidad de las comunidades de vida consagrada, el problema de las obras (pero las obras no son el carisma, ¡cuidado!). A veces encontramos personas que acaban mal, como esclavas de las obras, sin la libertad que da el Espíritu para seguir adelante. Hermanas, permaneced fieles a la llamada porque el Señor es fiel. Llamada, respuesta fiel y esperanza, seguir adelante con esperanza. «Seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada» (ibid., 109). Vuestros numerosos proyectos hablan de esta dedicación esperanzada. ¡Seguid por este camino! La esperanza es muy importante para avanzar.

Así hemos visto tres pasos de mujeres y testigos del Resucitado. Si una mujer consagrada no da testimonio del Resucitado, ahí termina su vida. Segundo, el camino sinodal, escuchar, mirar la realidad, tocar la realidad, no estar «en órbita». Y éste es el tercero, sembradores de esperanza. Queridas hermanas, inspirándome en el tema de vuestra Asamblea, me he permitido darle un poco la vuelta, para llegar al final a deciros que el Señor os llama a ser con renovado entusiasmo «mujeres testigos del Señor Resucitado, en camino sinodal y sembradoras de esperanza».

El camino sinodal no es tener respuestas y tomar decisiones. El camino sinodal es caminar, escuchar -¡escuchar! -, sentir y avanzar. El camino sinodal no es un parlamento; el camino sinodal no es una colección de opiniones. El camino sinodal es escuchar la vida bajo la guía del Espíritu Santo que es el protagonista del Sínodo. Y vosotros recorréis este camino con renovado entusiasmo, como mujeres testigos del Señor resucitado.

Os bendigo de corazón y encomiendo al Señor y a María santísima a cada una de vosotras y a cada una de las consagradas que viven su misión en Italia, para que sean testigos en la Iglesia y en la sociedad.

Me gustaría decir una cosa al final: que tengamos cuidado con las enfermedades de la vida consagrada, porque las hay. Me gustaría destacar una que va en contra de todo lo que hemos dicho: la amargura. Ese espíritu de amargura interior. La amargura. Siempre mirando las dificultades, siempre haciendo un monumento de ‘pero, aunque…’, siempre repitiendo que las cosas no van… Pero la amargura es el licor del diablo: el diablo cocina en ella, con ese licor. No hablo de optimismo: el optimismo es algo psicológico. Hablo de esperanza, de apertura al Espíritu, y esto es teológico, y una vocación religiosa debe ir por este camino. Pero cuando se cultiva vinagre en lugar de azúcar, algo no funciona. La amargura, la acidez del corazón, duele mucho. Por favor, cuando veas eso en una comunidad o en algunas religiosas que están en esto, ayúdales a salir de esta situación; ayúdales a salir de la situación de melancólicos que siempre piensan: «¡Ah, los viejos tiempos eran mejores! Las cosas no van, y aquí y allá…». Este es el elixir del diablo, esta amargura, licor de amargura. Por favor, ¡nada de esto! Dejad que el Espíritu nos dé esta dulzura, que es una dulzura espiritual.

Os deseo todo lo mejor y os pido un favor: rezad siempre por mí, como siempre. Porque este trabajo no es nada fácil. Gracias.

 

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT

 

El discurso del Papa que deben leer monjas y consagradas: 3 pasos de mujeres y testigos del Resucitado

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.