febrero 24, 2024 12:31 pm
Subscribir a Boletín
Donar

La Fiesta de la Conversión de San Pablo – Diario Católico

by prensa.arzobispadosd@gmail.com


En una narrativa celestial, el relato de la Conversión de San Pablo resuena con una luz divina, desplegando un giro extraordinario que cambió no solo el destino de un hombre, sino también el curso del cristianismo.

En el ardor de su persecución contra los seguidores del Señor, Saulo, más tarde conocido como el Apóstol Pablo, buscaba cartas de recomendación para encarcelar a los seguidores de Cristo. Sin embargo, un viaje a Damasco lo sumergió en una experiencia celestial inigualable. La luz del cielo lo envolvió, una voz divina lo llamó por su nombre, revelando que perseguía al propio Jesús. Este encuentro épico marcó el comienzo de una transformación radical.

El relato bíblico, descrito en el capítulo 9 de los Hechos de los Apóstoles, revela cómo el perseguidor se convirtió en el predicador, cambiando su nombre de Saulo a Pablo. La ceguera temporal, simbolizando la oscuridad espiritual, cedió ante la intervención de Ananías, quien, guiado por una visión divina, restauró la vista de Pablo y lo sumergió en el Espíritu Santo.

Pablo, antes perseguidor apasionado, se convirtió en el defensor apasionado de Jesús. Su testimonio resonó en las sinagogas y casas de oración, dejando perplejos a aquellos que recordaban su pasado violento. La fuerza de su conversión se reveló cuando proclamó valientemente que Jesús es el Mesías, el Salvador del mundo.

En el epítome de su experiencia, Pablo cambió no solo su nombre sino también su vida. Su viaje a Arabia y su retorno a Damasco antes de encontrarse con Pedro y Santiago en Jerusalén revelan la profundidad de su compromiso. Las iglesias que antes lo temían ahora lo glorificaban, reconociendo la gracia transformadora de Dios.

La Fiesta de la Conversión de San Pablo nos invita a reflexionar sobre la posibilidad de la transformación personal. El relato de Pablo nos recuerda que, incluso en los momentos más oscuros, la luz divina puede irrumpir, cambiando el rumbo de nuestras vidas.

Así, en este día especial, la figura del Apóstol San Pablo se erige como un faro de esperanza, inspirándonos a dejar atrás nuestras antiguas formas de vida y abrazar la santidad, las buenas obras y el apostolado. En las palabras inmortales de Pablo, recordemos: “Si lo que busco es agradar a la gente, no seré siervo de Cristo”. Su conversión perdura como un llamado eterno a la transformación y la dedicación a un camino de fe.

– Publicidad –



Source link

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.