marzo 4, 2024 12:58 am
Subscribir a Boletín
Donar

La voluntad de Dios desde la oración – Diario Católico

by prensa.arzobispadosd@gmail.com


Por: Carolina Peralta

Una vez pasada la Cuaresma e iniciado el tiempo de Pascua hemos renovado la conciencia y la presencia de un Dios vivo, bueno, que se ha entregado por mis pecados y que nos ofrece un proyecto de salvación, un proyecto de vida, de vida eterna.

Ante tanto derroche de gracia, un renovado llamado a seguirle y servirle, podemos preguntarnos: ¿Cuál es la voluntad de Dios en mi vida? ¿Cómo puedo conocerla? ¿Dónde encontrarla?, la palabra de Dios nos dice cuál es su voluntad en general: …que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad  (1 Timoteo 2, 4).

Al descubrir esta voluntad de Dios y al reconocernos hijos en el Hijo, despierta en nuestras almas esta sed de Dios, de comunicarse con El que Dios mismo ha puesto en nuestros corazones por la inhabitación de la Trinidad en nosotros, y lo hermoso de esta sed es que es voluntad divina dejarse encontrar, comunicarse con su creatura es un tierno derroche de amor y de gracia; como diría San Ignacio de Loyola: nace el deseo de buscar y hallar la voluntad de Dios en mi vida, no solo esta “voluntad de salvación” sino, la voluntad personal para mí, hoy y ahora, para mis circunstancias y realidades como camino hacia ese deseo de Dios de que seamos santos como El es santo (1 Pedro 1, 15-16).

Un medio preferencial para descubrir la voluntad de Dios es la oración, lugar de encuentro con el amado, en donde vamos descubriendo y acrecentando la relación con El, en donde podemos conversar como un amigo lo hace con otro amigo.

Jesús nos enseña el modelo perfecto de oración pues en todo buscaba la voluntad del Padre (Juan 4: 34), también contamos con el ejemplo y guía de muchos maestros de la oración en la persona de los Santos Padres de la Iglesia, de las familias religiosas, etc., que nos enseñan diversos modos de orar y, claro, con el maestro de la oración que es el Espíritu Santo, sin el cual no puede haber oración cristiana.

No podemos hablar de encontrar la voluntad de Dios sin hablar de discernimiento espiritual cuya finalidad es esa: hallar la voluntad de Dios para optar por ella y realizarla y del cual nos habla ampliamente San Ignacio de Loyola.

Un signo hermoso de que lo que sentimos en nuestra oración personal es voluntad de Dios es la paz, una paz que no es exclusivamente un bienestar psicológico, emocional o carencias de conflictos o cualquier clase de situación difícil, es una paz que viene del Espíritu y que supera todo entendimiento, una paz que nos hace sentir que Él está con nosotros, que camina a nuestro lado, que nos lleva a la comunión, a la fraternidad, a la esperanza, que al igual que aquella inclinación que sentimos como voluntad de Dios en nuestras vidas no se contradice con lo expresado en la Palabra de Dios ni en el magisterio de la Iglesia.

Puede darse el caso de que a veces no sentimos ese sentimiento de manera intensa o expresa y, ¿ cómo nos damos cuenta de que lo que sentimos en la oración es voluntad de Dios?, cuando nos lleva a crecer en las virtuales teologales : fe, esperanza y caridad.

Algunas herramientas imprescindibles para apoyarnos en esa continua búsqueda de la voluntad de Dios junto con la oración personal es la lectura y meditación frecuente y constante de la Palabra de Dios, la frecuencia de los sacramentos, el diálogo pastoral con nuestros sacerdotes, el acompañamiento espiritual y la vida comunitaria.

– Publicidad –



Source link

You may also like

Arquidiócesis de Santo Domingo 
 Es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en República Dominicana. 

Vida Arquidiocesana

Últimos artículos

©2023 Todos los Derechos Reservados a la Arquidiócesis de Santo Domingo.