Monseñor Benito Ángeles Censura a “Politiqueros” y Sostiene Avance Científico Puede Inducir a Violencia.

Santo Domingo, RD. Monseñor Doctor Ramón Benito Ángeles Fernández, Párroco de San Antonio de Padua, Sostuvo que “politiqueros” buscan solo intereses personales, en muchos casos a costa de cualquier precio y queriendo ejercer poder comparado votos, y afirmó que sin ética los avances científicos pueden servir de instrumento de violencia, dominación, como la energía atómica.

El también Director de la Comisión de Comunicación y Prensa de la Arquidiócesis de Santo Domingo pronuncio un discurso como orador invitado de la graduación extraordinaria de la Universidad APEC (UNAPEC) de este sábado en el Centro de Convenciones de Sansoucí, y en la cual fueron investidos 859 nuevos profesionales.

La ceremonia fue presidida por el rector de UNAPEC, Doctor Radhamés Mejía, y contó con la asistencia del Licenciado Fernando Langa Ferreira, Vicepresidente de la Junta de Directores de UNAPEC, en representación del presidente, Doctor Opinio Álvarez. También asistió el Doctor Franklin Holguín Haché, presidente del Grupo Acción Pro Educación y Cultura (APEC).

Monseñor Ángeles Fernández dijo que acabaran con la raza humana la política sin principios, el progreso sin compasión, la riqueza sin esfuerzo, la erudición sin silencio, la religión sin riesgo y el culto sin conciencia.

Manifestó que el principal problema del mundo es la crisis de valores éticos, y que está infectado por el egoísmo individualista. “Sin ética los avances científicos y tecnológicos pueden, incluso, servir de instrumento de violencia, dominación y destrucción como lo que, en algunos casos, ha sido la energía atómica”, dijo.

Igualmente dijo que “un profesional inteligente, con excelente preparación, pero sin valores éticos, puede ser una persona peligrosa. Esta es la gran incongruencia de la especie humana.

Monseñor Ángeles indicó a los graduandos que “para que profesionales líderes por su talento y excelencia requieran de una identidad ética unida a su talento requieren y suponen cultivar su actitud de servicio al país y a la gente necesitada; su sentido de otro, y se ser- para el otro; tener superados el egoísmo individualista y su ciego afán de poder y dominio sobre los demás; su honradez incorruptible.

Así como su sentido de justicia, y sensibilidad humana para no pasar de largo ante el dolor preocuparse creativamente las situaciones sociales de incultura, desnutrición, represión, desempleo, descuido y maltrato a nuestros recursos naturales”.

El Monseñor, exhorto a los nuevos profesionales poner todos su talento, creatividad y preparación profesional en servicio del país para resolver sus problemas, así como asumir la clara conciencia de que la frontera entre naciones y cultura se están derrumbando.

“La información se democratiza con cada vez más velocidad por la incidencia de las redes sociales, lo que se convierte en un constante desafío para racionalizar el conocimiento y la irrenunciable preparación humana y profesional como ciudadanos digitales”, indicó.

Dijo que la supervivencia de la humanidad deprende del fomento de una conciencia global mundial, capaz de general creatividad y compasión. La dimensión espiritual debe ser el eje de nuestra nueva reflexión en torno a la educación.

Igualmente, que paralelamente la aparición de esa sociedad, siguen actuando las fuerzas siniestras del fundamentalismo y del fanatismo, de la explotación y de la intimidación, de la intromisión y debilitamiento de nuestra cultura, identidad y tradiciones.

“Creo que es justo reconocer a los hombres y mujeres soñadores del ayer, que pusieron sus ideas y sus sueños en un proyecto educativo y de desarrollo, y gracias a sus esfuerzos y sacrificios hoy podemos contar con una institución como APEC, para ofrecer al país hombres y mujeres como ustedes, preparados para crear un mundo mejor”, manifestó.

Monseñor Ángeles reitero sus felicitaciones a los graduandos y a todos sus familiares y amigos, y les refirió que “el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños, y son capaces de hacer realidad sus ideales”.

Dijo que una carrera, una profesión, un oficio, no son logros adquiridos para fines egoístas ni n nuevas posibilidades de explotación, ni opresión, y les incitó a ser personas con conciencia de sí mismos, de los otros, que respeta y se respeta a si misma; leal y honrada, así como aferrada a la verdad y acérrima enemiga de la mentira, la falsedad, el engaño y la corrupción.

Indico que el ejercicio de una profesión tiene características de vocación, de modo que, cuando se ejerce de verdad esta no puede menos que producir alegría, gozo, paz, armonía, fraternidad y una sociedad más justa y humana.

“Un mundo que nos presenta “politiqueros” buscando solo intereses personales en muchos casos a costa de cualquier precio. Y peor aún, queriendo ejercer poder comprando votos” refirió.

“Si es verdad que el conocimiento es poder: úsenlo para transformar así mismo, transformar su mundo, su entorno. Úsenlo siempre, solo en todo para hacer el bien como Salvador del mundo, que pasó por la vida haciendo siempre el Bien” Exhortó.

Al finalizar el Rector de la Universidad otorgo un reconocimiento a Mons. Dr. Ramón Benito Ángeles por sus invaluables aportes.